Una higiene adecuada y diferenciada a la hora del cambio del pañal

Una higiene adecuada y diferenciada a la hora del cambio del pañal

Una higiene adecuada y diferenciada a la hora del cambio del pañal

Es importante ponernos en los zapatos de los bebés y entender que ellos lloran cuando tratan de comunicarse  porque sus necesidades básicas no han sido cubiertas.  Una de esas necesidades básicas está relacionada con una correcta higiene y el uso de un pañal adecuado.

Si queremos bebés felices y saludables  hay que tomar en cuenta algunas consideraciones al momento del cambio de pañal.

Consideraciones generales:

  • Lavarse las manos con agua y jabón.
  • Colocar al bebé en posición horizontal  para que podamos ver bien la zona que vamos a limpiar.
  • No dejar desatendido al bebé en ningún momento para evitar accidentes.
  • Tener todos los implementos que vamos a necesitar para el cambio de pañal a la mano




En las niñas:

  • Si la bebe ha hecho su  deposición,  primero limpiamos la zona del ano y sus pliegues con toallitas húmedas adecuadas para bebé o algodón y agua. Siempre desde el ano hacia abajo o hacia los lados, nunca hacia arriba. Se debe utilizar  cuántas toallitas húmedas sean necesarias para no contaminar la zona.
  • Después que la colita quede bien limpia, se continúa con la vulva  limpiando  de arriba hacia abajo.
  • A continuación, se abre con los dedos ligeramente los  labios mayores  y se procede a limpiar muy bien esta zona.

En los niños:

  • Se debe saber que la cabeza del pene se llama glande, y el glande está cubierto por una telita delgada llamada prepucio  que tiene  como función
  • El prepucio tiene unas uniones fibrosas que se adhieren al glande manteniéndolo cubierto. Estas adherencias son fimosis fisiológicas que  irán desapareciendo paulatinamente a partir del año en adelante. Puede tardar  hasta los 3 a 6 años de edad.
  • Si existiera infecciones recurrentes o dolor, el médico valorará si es necesario hacer alguna intervención.
  • A la hora del cambio de pañal, primero se limpia  toda la zona de los genitales, las nalguitas y los pliegues con toallitas húmedas o algodón y agua.
  • Después se procede a limpiar el pene y se retrae ligeramente sin jalar el prepucio hacia abajo hasta donde sienta presión.  Nunca se jala  con fuerza porque se puede lastimar. Una vez que está abajo,  se asea  muy bien la zona.

Para finalizar:

Una mala limpieza puede generar infecciones de vías urinarias, además de irritaciones e inflamación en la zona de la piel hasta llegar a tener presencia de hongos.

Una vez que verificamos que  toda la zona de los genitales, pliegues, y sus alrededores esté perfectamente limpia, entonces colocamos el pañal nuevamente.

Por último, es importante tomarse el tiempo de escoger un pañal que proporcione una excelente absorción, que sea hipoalergénico, y que sea de buena calidad para que nuestro bebé se sienta  cómodo y sano.

Una correcta limpieza e higiene de los genitales de los bebés, recordando siempre que existe técnicas diferentes para niños y niñas, de la mano con el uso de un pañal adecuado tendrá como resultado un BEBÉ FELIZ Y SALUDABLE.

Redacción

Redacción

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¿Estás dando lactancia materna y tomas anticonceptivos?

¿Estás dando lactancia materna y tomas anticonceptivos?

En diversas ocasiones hemos escuchado que la lactancia materna es un buen método anticonceptivo, pero que sólo es efectiva los tres primeros meses después de haber dado a luz. En algunos casos se han constatado

LEER MÁS
¡ Mi bebé se enferma mucho!

¡ Mi bebé se enferma mucho!

¿Es normal que mi bebé e enferme tan recurrentemente? ¿Mi bebé tiene muy bajas las defensas? Todas estas preguntas aparecen cuando tu bebé tiene menos de tres años de edad y se enferma constantemente, pero

LEER MÁS